Paseo por mitos y geografías

Podría decir de mi obra que toda ella se apoya en el dibujo.

En lo que he llamado Geografías, con una clara intención contradictoria, se puede ver una larga serie de dibujos de línea descriptiva y cruda, sin florituras, que investiga los paisajes de nuestro cuerpo: vísceras, tejidos y glándulas. Las líneas de grafito, rítmicas y repetitivas como un rezo, describen espacios sutiles que son explorados desde la intuición y las sensaciones antes que desde la mirada.
Es un viaje interior que el lápiz y algo de color ayudan a trazar y el resultado es como un atlas anatómico del hombre del futuro.
Como en los dibujos de Leonardo hay una investigación que acaba de comenzar, no hay nada definitivo, aquí todo es exploración al borde de la mirada.

Este mismo ejercicio de mirar hacia dentro se produce en los cuadros al óleo, recogidos bajo el título de Mitos. En ellos, la mayoría tablas, se representan paisajes simbólicos, pero sobre todo figuras aisladas de contextos espacio-temporales que flotan en lugares etéreos. Hay una búsqueda torpe en la sombra, como si los personajes se desvelasen desde la oscuridad hacia una luz tenue con timidez. Y es la sombra, la que a través de un claroscuro tenebrista muestra cabezas con miradas verticales y personajes a caballo.

La última serie de cuadros (6 mujeres más un chivo) es un viraje hacia la luz, una especie de apostolado femenino, (en el sentido de mujeres enviadas o representantes) donde se mezcla lo mitológico y lo sagrado en lo argumental y una línea descriptiva renacentista de rostros femeninos con un juego de colores complementarios sobre fondos dorados en cuanto a lo plástico se refiere. Un elemento masculino que remite a Dionisos vertebra la serie y complementa a estas mujeres que parecen estar más allá de las pasiones, en un lugar casi de ensoñación.

Hay una clara mirada al arte bizantino, a los primeros renacentistas, al la luz del barroco y a los simbolistas. Muchas flechas lanzadas al aire, que recogen las memorias del pasado para representar al hombre del futuro.